Seleccionar página

Cerrajeros 24 horas
El uso y el tiempo, así como la falta de mantenimiento, pueden ocasionar que una puerta de desnivele, rozando cada vez que abre o cierra con el piso y con el marco. Lo notarás por las marcas que empezarán a surgir en cada uno de ellos, así como por observar que la puerta no encaja como antes, debiendo forzarla para que cierre bien.
Al detallar la puerta, verás que el problema se ubica en el soporte de la puerta, es decir, en las bisagras que la sostienen y permiten su movilidad.
Dado que es un problema que puede llegar a extremos de provocar la ruptura de la bisagra si no se arregla con la rapidez requerida a pesar de sostener una puerta que se usa continuamente, te indicamos cómo puedes repararlo tú mismo durante una tarde o una mañana que tengas libre y disponible para realizar esta tarea, sobre todo porque no requiere necesariamente que la puerta sea desmontada, salvo que quieras aprovechar de lijarla para repintarla o barnizarla.
Qué vas a necesitar
Un destornillador, una silla o escalera pequeña, una cuña o algún material que las sustituya.
Qué debemos hacer
Para comenzar esta labor, te recomendamos buscar una cuña que te posibilite mantener la puerta en la posición requerida mientras la ajustas.
Si no encuentras la cuña, puedes usar un pedazo de madera o de metal cuya altitud coincida con el espacio que debe haber entre la parte inferior de la puerta y el piso o alfombra donde estará fijada.
Aprovecha para limpiar las bisagras y la superficie del marco y de la puerta, así como de lubricar las bisagras, sobre todo en el área donde se unen por medio del perno, para evitar la fricción y el ruido que puede producir cuando se mueve la puerta al abrirla o cerrarla.
Cuando logres hacer esto, verifica que la altura de la puerta coincida con la ubicación de las bisagras que vas a reajustar en el marco. Recuerda que la bisagra se compone de dos partes, una que va en el marco y otra que se atornilla en un lateral de la puerta, obteniendo su movilidad al insertarle el perno que las une.
Una puerta que se desajusta debe su desalineación a la soltura de alguna de esas partes y debemos hacerle mantenimiento cada seis meses si no notamos inconvenientes antes de ese tiempo.
Con el uso, el perno puede sobresalir, lo que se solventa usando un pequeño martillo para reubicarlo en su posición, pues cuando esto sucede, el peso de la puerta con las bisagras no ajustadas incide en una nueva caída de la misma, debido a que el peso que la bisagra soporta al sostenerla no está equilibrado.
La consecuencia, ya la conoces, el roce de la parte inferior de la puerta con el piso o la alfombra o la falta de calce al cerrarla con su marco. Ambos casos traen resultados que a la larga resultarán más costosos que dedicarle unos minutos cada cierto tiempo para lubricarlas, ajustarlas y mantenerlas en forma óptima.
Con la puerta soportada por la cuña, el pedazo de madera o metal, ajusta cada bisagra colocando cada tornillo debe ir realmente, retira el soporte y prueba cómo ha quedado abriendo y cerrando la puerta, observando con detalle la distancia entre ella, el marco y el piso, e igual verifica cómo han quedado las bisagras y el perno que las une.
¿Ves que es sencillo de resolver?, tan sólo chequear durante la limpieza de la habitación cómo está el perno o los tornillos de las bisagras te ahorrarán tiempo y trabajo posterior.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies